TRATAMIENTO:

El ozono actúa como un excelente agente antimicrobiano debido a su elevado poder oxidante, es capaz de inhibir y destruir microorganismos patógenos como bacterias anaerobias, virus, hongos, y protozoarios.

Además actúa sobre los glóbulos rojos, liberando una mayor cantidad de oxígeno a los tejidos.

Los efectos biológicos del ozono le confieren propiedades terapéuticas en variadas especialidades médicas como son: 

Angiología: Insuficiencia circulatoria, pie diabético, úlceras de miembros inferiores, várices, insuficiencia venosa y úlceras varicosas. 

Cardiología: Cardiopatía isquémica, angina cardíaca.

Dermatología: Úlceras herpéticas, herpes, quemaduras, cicatrización de heridas, dermatitis, acné, liquen plano, onicomicosis, psoriasis, artropatía psoriásica y celulitis.

Gastroenterología: Colitis ulcerativa crónica idiopática, gastritis con helicobacter pilori, úlcera gástrica y duodenal, enfermedad de Crohn, colitis espástica, intestino atónico, fisuras y fístulas anales.

Medicina Interna: Hepatitis C aguda, cirrosis hepática, diabetes mellitus, gota, glomerulonefritis, insuficiencia renal, neuropatía diabética, glomerulopatía hipertensiva, hiperlipidemias.

Geriatría: Demencia senil, Alzheimer, Parkinson.

Ginecología y Obstetricia: Infecciones genitourinarias, infecciones quirúrgicas, virus del papiloma humano, infecciones vaginales.        

Inmunologia: Coadyuvante en terapias oncológicas, hepatitis C crónica, SIDA, Lupus, artritis reumatoide, esclerodermia, enfermedades del tejido conectivo.

Neurología: Migraña, cefaleas, accidentes vasculares cerebrales, parálisis cerebral infantil, esclerosis múltiple, poli-neuropatía diabética.

Oftalmología: Glaucoma, retinosis pigmentaria, degeneración macular senil, retinopatía trombótica, atrofia del nervio óptico, retinopatía diabética.

Otorrinolaringología: Amigdalitis crónica, faringitis infecciosa, síndrome vestíbulo-coclear periférico.

Pediatría: Asfixia neonatal, cuadros infecciosos de repetición, etc.

Traumatología: Condromalacia, artrosis, lumbago, hernia discal, reumatismo, pseudoartrosis, osteomielitis, osteoporosis, patologías musculares y síndrome de fatiga crónica.

Además por sus propiedades antioxidantes se utiliza como terapia antienvejecimiento y cosméticas.

 
Vías de administración del Ozono:

El ozono se puede administrar casi por cualquier vía a saber: 

Intravenosa ( autohemoterapia mayor y autohemoterapia menor)

Intra-articular

Intramuscular

Subcutánea,

Vía rectal

Vía vaginal

Y tópica,

 

 Contraindicaciones:

Mujeres embarazadas, hipertiroidismo, espondilolistesis e hipotensión.

 

 La ozonoterapia no tiene efectos secundarios y se puede aplicar a cualquier edad. Requiere de seguir un plan de tratamiento individualizado acorde a cada patología y de ello dependerá el número de sesiones.

Menú de cierre