La radiocirugía es un método que corta y coagula tejidos blandos sin trauma, sin dolor post operatorio o destrucción de tejido. El efecto de corte conocido como radiosección se realiza sin presión manual o trituración de células. El corte se produce por la volatilización y vaporización del fluido intracelular debido a la resistencia del tejido al paso de las ondas electromagnéticas en un rango de ultra frecuencia, que son aplicadas a través de un alambre fino llamado electrodo quirúrgico. La radiocoagulación es la coagulación de las proteínas con ondas de alta frecuencia sin el efecto de corte, es por ello que normalmente no quedan cicatrices después del procedimiento.

La radiocirugía es una técnica formidable para los procedimientos quirúrgicos. Además, elimina las secuelas post operatorias como dolor, tumefacción, infección y shocks post operatorios producidos por la excesiva pérdida de sangre que se experimenta con instrumentos tradicionales.

La radiocirugía se practica en el consultorio con anestesia local, pudiendo reanudar sus actividades de manera inmediata. Usualmente no es necesario suturar y el único cuidado que hay que seguir es mantener una adecuada limpieza de la zona tratada, lavado diario con agua y jabón, dejar caer la costra sola y proteger la piel del sol para evitar una hiperpigmentación.

Con este método se pueden desaparecer lunares, verrugas y algunos tipos de manchas asi como algunas otras imperfecciones de la piel, prácticamente de cualquier parte del cuerpo.

Menú de cierre